Cumplir con la normativa legal sobre ciberseguridad: obligaciones y recomendaciones

normativa legal sobre ciberseguridad

La normativa legal sobre ciberseguridad establece los principios, derechos y obligaciones que rigen la protección de los sistemas de información y las redes de comunicación, así como la prevención, detección y respuesta a los incidentes cibernéticos.

La normativa legal sobre ciberseguridad busca garantizar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información, así como la seguridad y el bienestar de las personas, las organizaciones y el Estado. También contribuye a fomentar la confianza y la cooperación entre los diferentes actores involucrados en el ámbito cibernético, tanto a nivel nacional como internacional.

¿Qué normas legales se deben cumplir en materia de ciberseguridad en la empresa?

Existen diversas normas legales que regulan la ciberseguridad en el ámbito empresarial, tanto a nivel nacional como internacional. En Estados Unidos, no existe una ley federal única que establezca los requisitos de ciberseguridad para todas las empresas, sino que hay diferentes normas aplicables según el sector de actividad, el tipo de datos que se manejen o el estado en el que se encuentren. Algunas de las más relevantes son:

  • La Ley de Protección de la Privacidad Online de los Niños (COPPA, por sus siglas en inglés), que establece las obligaciones de las empresas que recopilan o utilizan información personal de menores de 13 años en Internet, como obtener el consentimiento de los padres, proporcionar una política de privacidad clara y mantener medidas de seguridad adecuadas.
  • La Ley Gramm-Leach-Bliley (GLBA, por sus siglas en inglés), que regula la protección de la información financiera de los consumidores por parte de las entidades financieras, como bancos, aseguradoras o corredores. Entre otras cosas, exige que estas entidades informen a sus clientes sobre cómo usan y comparten sus datos, y que implementen un programa de salvaguarda de la información.
  • La Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA, por sus siglas en inglés), que establece los estándares de seguridad y privacidad para la información médica de los pacientes por parte de las entidades sanitarias, como hospitales, clínicas o aseguradoras. Entre otras cosas, requiere que estas entidades notifiquen a los afectados y a las autoridades en caso de una violación de datos, y que cumplan con el Reglamento de Seguridad y el Reglamento de Privacidad.
  • La Ley Federal de Comercio Justo (FTC Act, por sus siglas en inglés), que otorga a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) la autoridad para investigar y sancionar a las empresas que incurran en prácticas comerciales desleales o engañosas en relación con la ciberseguridad. Por ejemplo, la FTC puede actuar contra las empresas que no cumplan con sus propias políticas de privacidad o seguridad, o que no protejan adecuadamente los datos sensibles de los consumidores.

Por regla general, estas son sólo algunas de las normas legales que se deben cumplir en materia de ciberseguridad en la empresa en Estados Unidos, pero hay muchas más dependiendo del contexto específico. Por ello, es importante contar con el asesoramiento de expertos legales y técnicos que puedan ayudar a identificar y cumplir con las obligaciones aplicables en cada caso.

Obligaciones y recomendaciones para cumplir con la normativa legal sobre ciberseguridad

Cumplir con las obligaciones y recomendaciones sobre ciberseguridad no sólo es una cuestión legal, sino también una cuestión estratégica y de reputación para las empresas y organizaciones.

Al hacerlo, se benefician de una mayor confianza y credibilidad por parte de sus clientes, proveedores, socios o autoridades, así como de una mayor competitividad y capacidad de innovación en el mercado digital.

El cumplimiento de la normativa legal sobre ciberseguridad implica una serie de obligaciones para las empresas, tales como:

– Realizar un análisis de riesgos periódico para identificar las amenazas y vulnerabilidades que afectan a su información y sistemas, así como las medidas preventivas y correctivas necesarias para mitigarlos.

– Implementar un sistema de gestión de la seguridad de la información (SGSI) basado en una política, unos objetivos, unos procesos y unos controles adecuados a su actividad y contexto.

– Adoptar medidas técnicas, organizativas y legales para garantizar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos personales que tratan, así como respetar los derechos de los interesados.

– Informar a los usuarios sobre las condiciones y finalidades del tratamiento de sus datos personales, así como obtener su consentimiento expreso cuando sea necesario.

– Cumplir con las obligaciones derivadas del deber de información, el consentimiento, las cookies o las comunicaciones comerciales en el ámbito online.

– Utilizar medios electrónicos seguros para realizar transacciones o intercambiar información con terceros, como la firma electrónica o el cifrado.

– Conservar los datos relativos a las comunicaciones electrónicas durante el plazo legalmente establecido, garantizando su seguridad y acceso por parte de las autoridades competentes.

– Colaborar con las administraciones públicas y los organismos de seguridad en materia de ciberseguridad, comunicando cualquier incidente o amenaza que pueda afectar a la seguridad nacional o al interés público.

– Cumplir con los requisitos del ENS, el ENI y el ENCI cuando se trate de entidades del sector público o que presten servicios a este.

Además de estas obligaciones, existen una serie de recomendaciones que pueden ayudar a las empresas a mejorar su nivel de ciberseguridad, como:

– Sensibilizar y formar al personal sobre la importancia de la ciberseguridad y las buenas prácticas que deben seguir para proteger la información y los sistemas.

– Realizar auditorías internas o externas para verificar el cumplimiento de la normativa legal y el funcionamiento del SGSI.

– Actualizar periódicamente el software y el hardware, así como aplicar los parches de seguridad necesarios para evitar posibles vulnerabilidades.

– Realizar copias de seguridad de la información crítica y almacenarlas en lugares seguros y accesibles.

– Contar con un plan de contingencia y continuidad de negocio que permita recuperar la actividad lo antes posible en caso de sufrir un incidente o una interrupción del servicio.

– Contratar un seguro específico de ciberseguridad que cubra los posibles daños o perjuicios derivados de un ataque informático.

Cumplir con la normativa legal sobre ciberseguridad no sólo es una obligación, sino también una oportunidad para mejorar la competitividad y la reputación de las empresas, así como para generar confianza y fidelidad entre sus clientes y proveedores. Por ello, es conveniente contar con el asesoramiento y el apoyo de profesionales especializados en esta materia, que puedan ayudar a las empresas a adaptarse a las exigencias legales y a las mejores prácticas del sector.

Si está en busca de asesoría, contacte a Eagle Tech Corp.

Facebook: Eagle Tech Corp

Instagram: @eagletech_corp

Twitter: @eagletechcorp

LinkedIn: Eagle Tech

YouTube: Eagle Tech Corp

Tabla de Contenido

Comparte este artículo en

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Los más leídos

Al Día

Articulos Relacionados

ciberseguridad profesores

Ciberseguridad para profesores

En la era digital actual, la seguridad se ha convertido en un tema crucial para todos, y ciberseguridad para profesores no es la excepción. Con