Gestionar los incidentes de ciberseguridad en la empresa: protocolos y buenas prácticas

Gestionar los incidentes de ciberseguridad

Los incidentes de ciberseguridad son eventos que afectan a la seguridad de la información de una organización, como ataques informáticos, fugas de datos, sabotajes o fraudes. Estos incidentes pueden tener consecuencias negativas para la reputación, la continuidad del negocio y la confianza de los clientes y proveedores.

Para gestionar los incidentes de ciberseguridad en la empresa, es necesario contar con un plan de respuesta que defina los roles y responsabilidades de cada miembro del equipo, los procedimientos a seguir y las herramientas a utilizar. El objetivo es detectar, contener, erradicar, recuperar y aprender de cada incidente, minimizando su impacto y evitando su repetición.

¿Cómo reaccionar ante un incidente de ciberseguridad en la empresa?

Los pasos básicos para gestionar un incidente de ciberseguridad son:

  • Identificar el incidente: se trata de detectar y analizar el origen, el alcance y el impacto del incidente, así como las posibles vulnerabilidades explotadas.
  • Contener el incidente: se trata de aislar y neutralizar la amenaza, evitando que se propague o cause más daños.
  • Erradicar el incidente: se trata de eliminar los rastros y efectos del incidente, restaurando el sistema a su estado normal.
  • Recuperar el incidente: se trata de restablecer las operaciones normales de la empresa, aplicando las medidas correctivas necesarias.
  • Aprender del incidente: se trata de evaluar el desempeño del equipo, identificar las lecciones aprendidas y mejorar el plan de respuesta a incidentes.

Para gestionar los incidentes de ciberseguridad de forma eficaz, es recomendable seguir algunas buenas prácticas, como:

  • Tener una cultura de seguridad en la empresa, concienciando y formando a los empleados sobre los riesgos y las medidas de prevención.
  • Contar con herramientas y sistemas de seguridad adecuados, como antivirus, firewall, copias de seguridad o cifrado.
  • Establecer canales de comunicación internos y externos para informar y coordinar las acciones durante el incidente.
  • Documentar y registrar todas las actividades realizadas durante el incidente, así como las evidencias recogidas.
  • Solicitar ayuda externa si es necesario, como expertos en ciberseguridad, autoridades o proveedores.

Gestionar los incidentes de ciberseguridad es una tarea compleja que requiere preparación, rapidez y profesionalidad. Siguiendo estos protocolos y buenas prácticas, se puede minimizar el impacto y mejorar la resiliencia de la empresa ante las amenazas cibernéticas.

Protocolos y buenas prácticas para gestionar los incidentes de ciberseguridad

Uno de los protocolos a los incidentes de ciberseguridad más popular y reconocido por la industria es el modelo NIST que muestra una serie de procesos, requisitos y controles para administrar apropiadamente los posibles riesgos que puedan desestabilizar a la empresa.

Este modelo es un marco de referencia que propone el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) de Estados Unidos para la gestión de incidentes de ciberseguridad. Este modelo se basa en cinco fases: preparación, detección y análisis, contención, erradicación y recuperación, y lecciones aprendidas. 

– Preparación:

Esta fase consiste en establecer las políticas, los procedimientos, los roles y las responsabilidades para la gestión de incidentes, así como los recursos técnicos y humanos necesarios. También implica realizar actividades de prevención, como formación, concienciación, auditorías o pruebas de penetración. La preparación es clave para reducir el riesgo y el impacto de los incidentes.

– Detección y análisis:

La fase de identificar y validar los incidentes mediante el uso de herramientas de monitorización, alerta y análisis. También implica clasificar los incidentes según su severidad, prioridad y tipo, y reportarlos a las partes interesadas. La detección y el análisis son fundamentales para responder rápidamente y minimizar el daño.

– Contención:

El momento de aislar los sistemas o componentes afectados por el incidente para evitar que se propague o se agrave. También implica preservar las evidencias que puedan ser útiles para la investigación o la acción legal. La contención es esencial para controlar la situación y proteger los activos.

– Erradicación:

Es para eliminar las causas y los efectos del incidente, como el malware, las vulnerabilidades o los archivos corruptos. También implica restaurar los sistemas o componentes a su estado normal o seguro. La erradicación es necesaria para eliminar la amenaza y recuperar la funcionalidad.

– Recuperación:

Restablecer las operaciones normales de la organización tras el incidente. También implica verificar que los sistemas o componentes funcionan correctamente y que no hay riesgos residuales. La recuperación es importante para volver a la normalidad y garantizar la continuidad del negocio.

– Lecciones aprendidas

Analizar el incidente y el proceso de gestión para identificar las fortalezas, las debilidades, las oportunidades y las amenazas. Asimismo, implica elaborar un informe con las conclusiones, las recomendaciones y las acciones de mejora. Las lecciones aprendidas son imprescindibles para mejorar la capacidad de respuesta y prevenir futuros incidentes.

El modelo NIST es un método probado y efectivo para la gestión de los incidentes de ciberseguridad que puede adaptarse a las necesidades y características de cada organización. Siguiendo este modelo, se puede mejorar la seguridad, la resiliencia y la confianza de la organización frente a las ciberamenazas.

Facebook: Eagle Tech Corp

Instagram: @eagletech_corp

Twitter: @eagletechcorp

LinkedIn: Eagle Tech

YouTube: Eagle Tech Corp

Tabla de Contenido

Comparte este artículo en

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Los más leídos

Al Día

Articulos Relacionados

ciberseguridad profesores

Ciberseguridad para profesores

En la era digital actual, la seguridad se ha convertido en un tema crucial para todos, y ciberseguridad para profesores no es la excepción. Con