La privacidad de datos en el metaverso

privacidad

Privacidad de datos, el riesgo que cada día se acrecenta más y que muchos usuarios de internet no toman con precaución. El día a día en las redes sociales es compartir información personal que, a su vez, se transforma en analíticas y perfiles de buyer persona para las compañías; una cadena de información que, en las manos equivocadas, puede causar mucho daño.

Pero, ante un metaverso, o metaversos (donde cada compañía comienza a crear su propia versión) con tecnología inmersiva que hasta sería capaz de monitorear el entorno, esta estaría tomando muchos datos personales. Entonces, ¿cómo podrán proteger esta información, qué será de la privacidad de datos?

La privacidad de datos es el mayor desafío del metaverso

Ahora que el metaverso estaría promoviendo una realidad alternativa, los derechos digitales deberían migrar a este nuevo “mundo”. Por lo tanto, la privacidad de datos es otro enigma.

Los derechos digitales son los mismos derechos humanos aplicados a la era digital, aspectos como privacidad, libertad de expresión, acceso al internet, entre otros que mayormente conocemos. Al respecto, Business Insider España explica que “A no ser que el metaverso evolucione a algo que no hayamos conocido, con el reglamento actual, con la normativa vigente, y quizá con unas mínimas modificaciones o nuevas interpretaciones, se podría mantener. No habría que modificarlo ni sería necesaria nueva normativa”.

Es decir, la Unión Europea mantiene buenas medidas en cuanto a la privacidad de datos con el Comité Europeo de Protección de Datos (CEPD), la que perfectamente protegería a los usuarios en su continente, pero el resto del mundo debería tener una normativa similar. 

Sin embargo, el antecesor (por así decirlo) del metaverso, Second Life, recibió una privacidad de datos que la RGPD no pudo cubrir y quedó corta. Es decir, ante algo novedoso, requerirá de nuevas medidas o reforzar las ya vigentes.

Cabe destacar que no sería lo básico que conocemos en las redes sociales convencionales, con fotografías, videos e información personales que deben ser protegidas. También se trata de información más íntima, huellas dactilares, iris, “desde cómo respiramos, cuál es nuestra presión sanguínea, cómo gesticulamos, cómo saludamos. O por el componente de crear salones u oficinas digitales: cómo decoramos, qué muebles nos gustan”.

Por ello, Business Insider explicaba en un artículo que, en Estados Unidos, muchas regulaciones sobre internet quedarán obsoletas por los nuevos metaversos emergentes. Y si en USA sucede, en el resto de los países y continentes, también sucederá.

A lo que Borja Adsuara, consultor y abogado especialista en derechos digitales, explica: “Te hablo como jurista: el derecho siempre se queda obsoleto. Lo que hacen los parlamentos es modificar las leyes para actualizarlas a la nueva realidad. Detrás de la realidad va la ley… Es la esencia del derecho, Si hay nuevos entornos, hay nuevos conflictos, y habrá que ver qué leyes vigentes se pueden aplicar. La naturaleza humana es siempre la misma. Otra cosa es ver cómo cambia la forma de cometer delitos”.

Europa tiene con qué defender la privacidad de datos en el metaverso

Europa ya tiene cierto porcentaje de defensa; sucedería igual que en Estados Unidos, terminarán adaptándose las leyes a la realidad del momento. Antecedentes como las redes sociales, el uso de aplicaciones, el comercio electrónico y muchos otros servicios digitales, dieron en su momento un reto en la protección de datos para entregar al mundo el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos).

Tomando en cuenta que la RGPD considera a los datos biométricos “datos sensibles cuando se destinan a la identificación inequívoca de una persona a través de medios automatizados”; deja una ventana a la expansión de esa ley que incluiría otras cláusulas y mayor protección para los usuarios de acuerdo a los usos. Esto sin pensar en criptoactivos como NFT u otros tipos que claramente necesitan regulaciones.

Además, considerando que los metaversos serían alternativas a la realidad, lo que causaría un mundo completamente aislado del que todos conocemos, las regulaciones por propiedades, legislaciones, principios y hasta valores, ¿serían las mismas medidas que conocen todos en la realidad?

Por otra parte, gran parte del metaverso estaría dominado por multinacionales, ¿sería un internet libre y descentralizado? La propuesta de Mark Zuckerberg es que sea de acceso a todo público, y ya tenemos una idea de cómo son las grandes empresas manejando toda la internet, como lo es hoy Google, Meta o Amazon.

A su vez, estas empresas pueden evitar las medidas aplicadas para la privacidad de datos. “Hay empresas en diversos sectores que creen que en vez de adaptarse a la normativa, es la normativa la que debe adaptarse a ellos, y esperan ser lo suficientemente grandes para forzar ese cambio. Quizá, los mayores desafíos regulatorios vendrán de la mano de los incumplimientos”, asegura Sergio Carrasco, abogado y consultor en FASE Consulting

Es interesante observar todas las opiniones que se tienen en torno al tema de privacidad de datos en la propuesta del metaverso (de la que aún queda mucho por conocer). Quizás los hechos sorprendan a muchos. Lo que sí es seguro, es lo que explica el Grupo Ático 34: “Es necesario que las empresas que vayan a querer tener esa presencia en el metaverso, se aseguren también de que cumplen con la ley de protección de datos”.

 Facebook: Eagle Tech Corp

Instagram: @eagletech_corp

Twitter: @eagletechcorp

LinkedIn: Eagle Tech

YouTube: Eagle Tech Corp

Tabla de Contenido

Comparte este artículo en

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Los más leídos

Al Día

Articulos Relacionados

ciberpotencia

¿Qué es una ciberpotencia?

La ciberpotencia es un tema interesante en la modernidad, puesto que los países y, por lógica, los gobiernos, luchan por tener el primer lugar, además