Los videojuegos y el metaverso: ¿de verdad son la sinergia perfecta?

Videojuegos y metaverso

El metaverso es el mundo inmersivo que promete grandes cosas para la humanidad y el internet. Los primeros pasos a este gigante los están dando gracias a los juegos en línea, así que la relación entre videojuegos y metaverso es más importante de lo que se puede imaginar.

En la actualidad, los videojuegos play to earn son una alternativa monetaria que produce más ganancias para los jugadores por medio de los tokens no fungibles (NFT), que terminan siendo criptomonedas, lo que es capaz de otorgar hasta salarios monetarios reales a muchas personas en el mundo.

NYTimes asegura que “los videojuegos son una fuerza cultural en la actualidad y un gran negocio. Los videojuegos generan muchos más ingresos que la industria cinematográfica global y son, por mucho, las aplicaciones para teléfonos inteligentes más populares y lucrativas del mundo”.

Para el metaverso, los videojuegos son su mejor exposición

Tomando en consideración que los videojuegos son lo que más produce movimiento en línea, hay que pensar en la oportunidad que daría a toda esta población joven (y no tan joven, porque han conseguido un negocio en ello), la posibilidad de habitar en un mundo donde su trabajo puede ser solamente ese: jugar.

En nuestra publicación La identidad en el metaverso depende de un avatar explicamos cómo los avatares permiten el acceso presencial al juego dentro de todos los metaversos que pueden existir. De hecho, ya hay posibilidades de ingreso con avatares parciales en juegos dirigidos por lentes RV en Quest 2.

Entonces, los videojuegos y metaverso estarían uniendo lo que más ha movido al mundo durante los últimos años: juegos en línea, relaciones interpersonales y trabajo desde casa. Como explica Consola y Tablero: “Los usuarios podremos interactuar a través de los avatares. Este podría ser el “futuro de Internet”, hasta el punto de que podríamos tener vidas 100 % virtuales dentro de los dispositivos”.

Cómo afecta el metaverso a los videojuegos y sus riesgos

Más que afectar, videojuegos y metaverso juntos estarían creando una nueva forma de vida que sólo traería beneficios para ambas partes. Mejorarían los aportes de la realidad virtual, daría mayores oportunidades a personas en el mundo de la animación, renderización, creación de personajes, artistas, entre muchos otros. Así como oportunidades a jóvenes y adultos a desarrollarse exclusivamente en esa área.

Sin embargo, pudiera traer consecuencias para la salud: la movilidad, mayor desapego de la realidad, como el trastorno de despersonalización-desrealización; desorientación, sedentarismo. Otros como sentimientos de soledad y mayores índices de depresión. Por lo que es un proyecto que tendría que llevarse a la práctica con cuidado para que los humanos no olviden su capacidad de socializar y pasar tiempo estando físicamente presente con otros para generar vínculos significativos.

El metaverso sabe cómo trabajar con los videojuegos, y estas mismas empresas desarrolladoras saben cómo conseguir su lugar en el mundo. Ambos están desarrollando grandes cosas a las que posiblemente no se imaginen la magnitud de su crecimiento, hasta lograr un gran universo que antes eran sólo ciencia ficción y películas.

Los videojuegos y el metaverso se quedan cortos únicamente con la propuesta de jugar; es más que habitar, es una vida inmersiva completa: asistir a conciertos, juegos de fútbol o distintos deportes, trabajar, visitar amigos, realizar compras, visitar las ciudades, entre todo lo que las empresas o gobiernos decidan unirse y formar parte.

 

¡Le invitamos a conocer más de Meta con la Edición 13 de CyberWar Magazine! 

  Facebook: Eagle Tech Corp

Instagram: @eagletech_corp

Twitter: @eagletechcorp

LinkedIn: Eagle Tech

YouTube: Eagle Tech Corp

Tabla de Contenido

Comparte este artículo en

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Los más leídos

Al Día

Articulos Relacionados

ciberpotencia

¿Qué es una ciberpotencia?

La ciberpotencia es un tema interesante en la modernidad, puesto que los países y, por lógica, los gobiernos, luchan por tener el primer lugar, además